Colabora‎ > ‎

Acogida


Consiste en cuidar durante los veranos que se desee de un menor bielorruso, entre los 7 y los 17 años afectado por la radiación, como si fuera un miembro más de nuestra familia, con todo lo que eso implica en cuanto a derechos y obligaciones. Con el único fin de proteger su salud y aumentar su esperanza de vida.

Es indudable que las personas más idóneas son aquellas familias o parejas estables que tengan niños, pero en nuestro programa cualquier persona soltera, casada, divorciada, con o sin hijos, es bienvenida como familia de acogida. Nuestro objetivo principal es conseguir que el mayor número de menores se puedan beneficiar del programa, si bien sería preferible que al menos tengan experiencia en el cuidado de niños.

Por tanto no son necesarios cursillos, ni fases de adaptación, porque se trata de incorporar un niño a nuestra familia y llevar una vida lo más normal posible. Desde la asociación os damos información completa y por escrito sobre las particularidades de nuestra acogida, esta información es especialmente necesaria para las familias nuevas, porque tanto las familias como los menores afrontan una situación totalmente nueva, pero no temáis contaréis con la ayuda y la experiencia de otras familias veteranas de años anteriores. 

Para ser padre o madre de acogida no es necesario tener conocimientos especiales, basta con darles cariño y cuidar de ellos, y ambas cosas son innatas en el ser humano.

Pero la acogida no es un cuento de hadas, cada menor tiene sus necesidades y características, por eso no queremos que haya engaños, no esperéis un angelito rubio y cariñoso, el primer año puede ser duro sobre todo por la diferencia cultural e idiomática. Pero con algo de buena voluntad y poco de amor, se superan todas esas trabas y disfrutaréis de una experiencia única.

 
 
Llegada al aeropuerto de Málaga. Junio 2014
 
LLegada al aeropuerto de Málaga. Junio 2015
 
 
Salida de Málaga. Agosto 2016