La Sonrisa

Nuestra actividad humanitaria comienza en 1997, en la localidad malagueña de Alhaurín de la Torre, donde una serie de familias sensibilizadas con la situación de desamparo generada, sobre todo en las zonas rurales de Bielorrusia, por la desaparición de los programas de reasentamiento del gobierno soviético tras la escisión de la URSS, deciden sin apenas ayuda institucional, con muchísimo esfuerzo y haciendo gala de un enorme corazón, abrir las puertas de sus hogares a esos niños y niñas afectados por la radiación de Chernobyl.

Ese mismo año se constituyen como asociación inscribiéndose en el registro provincial de Málaga. Desde entonces hemos luchado año a año para que cada verano un grupo, más o menos numeroso, de menores procedentes de las zonas más contaminadas puedan pasar al menos 30 días en nuestra Málaga. 

Traerlos supone mejorar su calidad de vida, aire limpio, sol, buena alimentación,... pero además en el plano afectivo se establecen unos lazos familiares, que les ayudan en su desarrollo como seres humanos. Aquí encuentran otra familia que les quiere y les espera año tras año.

Los menores bielorrusos que acogemos son la parte mas débil e inocente de una sociedad, que vive en una zona insalubre por las secuelas de la radiación, deprimida social y económicamente. Sólo pretendemos ayudarles en su desarrollo físico y social, nuestro programa de acogida se basa primordialmente en un proceso recuperativo de salud, con el objetivo principal de alargar la esperanza de vida de estos niñ@s. 

 

 

Salida rumbo a España. Aeropuerto de Minsk. Julio de 2012